Día Mundial de la Salud Mental, 10 de octubre.

Fecha Publicación: 10/10/2017

El 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental. Este año el tema a deliberar es la “Salud Mental en el Trabajo”. 

El Colegio Profesional de Psicológicos de Costa Rica se une dentro del marco de la Política Nacional de Salud Mental 2012-2021, emitida por el Ministerio de Salud  y lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de habilitar espacios para crear consciencia sobre la salud mental, siendo consecuentes con el concepto de Salud Mental país, donde se destacan aspectos de salud y de seguridad concernientes al medio psicosocial del trabajo y que parte de la definición de salud mental: “como un proceso de bienestar y desempeño personal y colectivo caracterizado por la autorrealización, la autoestima, la autonomía, la capacidad para responder a las demandas de la vida en diversos contextos: familiares, comunitarios, académicos, laborales y disfrutar de la vida en armonía con el ambiente” (PNSM, 2012, p. 34). Siendo el contexto laboral, parte de los determinantes sociales, económicos y culturales de la salud.

Salvaguardar la salud de las personas trabajadoras atañe al campo de la salud mental y ocupacional y, por ende trasciende a la salud pública. Son las condiciones y características del trabajo y de su organización (intralaborales), así como los aspectos individuales y del entorno familiar, social y económico de la persona trabajadora (extralaborales), factores que se  interrelacionan influyendo en forma dinámica en las percepciones y experiencias de las personas, lo cual media en la salud mental, la satisfacción y el desempeño.

En virtud de lo anterior, el trabajo es sumamente importante para el bienestar de la persona, ya que le permite su autorealización, subsistir y mejorar sus condiciones. En el ámbito laboral la persona trabajadora se encuentra más de 40 horas a la semana, se convive en esos entornos, se torna en un contexto comunitario para poder fortalecer los agentes protectores y tratar de prevenir a través de la minimización y control los factores de riesgos psicosociales.  Por eso, la importancia de hacer hincapié en los mismos y aprovechar  los centros de trabajo para generar estilos de vida saludable, herramientas de afrontamiento, descansos activos, entre otros, que permitan calidad de vida  incluso preparándose  para seguir viviendo en dignidad hasta la etapa de desarrollo psicosocial denominado madurez.

Por tal motivo, ante el estigma que aún se comparte dentro de la población con respecto a la salud mental, se transforma en un elemento trascendental elgenerar consciencia de que ésta se construye constantemente y que el centro de trabajo es un lugar donde se está a tiempo de generar cambios. Asimismo, se torna imperativo sensibilizar  condiciones de salud mental, concientizar sobre los trastornos, luchar contra la discriminación, y promover el auto cuidado.

El preocuparse por la condición de salud mental de las personas trabajadoras, beneficia a todas las personas de manera integral. La persona empleadora contará con un centro y entorno laboral saludable, que hará que las personas trabajadoras se sientan realizadas, con alta estima sobre quiénes son y lo que pueden brindar como valor agregado, tratando de evitar el daño a la salud, como puede ser la depresión.  Esta última es tratable, sin embargo los niveles de intervención incluyen desde la  promoción, prevención y la atención.

En ese sentido, el aporte y reto como profesionales en psicología es muy amplio: generar consciencia, incidir en el bienestar psicológico mediante espacios de auto cuidado, brindar herramientas de auto regulación, construir y fortalecer redes sociales y de apoyo dentro del centro de trabajo y trabajar para identificar los factores de riesgo con el objetivo de prevenir de manera oportuna y brindar atención especializada.

Un Mensaje de: Lic. Seidy Segura, miembro de la Comisión de Salud Mental y la Junta Directiva del CPPCR.

Puede consultar el material proporcionado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud Mental (OMS). Ver documento.