Salud mental en el trabajo ¿Cómo debe propiciarse?

Fecha Publicación: 12/10/2017

CPPCR-19092017-CDP-007-2017

Salud mental en el trabajo ¿Cómo debe propiciarse?

El 10 de octubre se celebró el Día Mundial de la Salud Mental. Este año la Organización Panamericana de la Salud (OPS), propuso el tema de Salud Mental en el Trabajo.

“La globalización ha contribuido al estrés relacionado con el trabajo y a sus trastornos asociados. Una de cada cinco personas en ámbito laboral puede experimentar un trastorno de salud mental. Los problemas de salud mental tienen un impacto directo en los lugares de trabajo a través del aumento del ausentismo, la reducción de la productividad y el aumento de los costos de atención de la salud”, asegura la OPS.

El Colegio Profesional de Psicológicos de Costa Rica (CPPCR), se une dentro del marco de la Política Nacional de Salud Mental 2012-2021, emitida por el Ministerio de Salud y lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de habilitar espacios laborales para crear consciencia sobre el tema.

“Salvaguardar la salud de las personas trabajadoras atañe al campo de la salud mental y ocupacional y, por ende trasciende a la salud pública. Son las condiciones y características del trabajo y de su organización (intralaborales), así como los aspectos individuales y del entorno familiar, social y económico de la persona trabajadora (extralaborales), factores que se interrelacionan influyendo en forma dinámica en las percepciones y experiencias de las personas, lo cual media en la salud mental, la satisfacción y el desempeño”, mencionó Seidy Segura, miembro de la Comisión de Salud Mental y Pronunciamiento de la Junta Directiva del CPPCR.


La psicología puede incidir mediante la creación de espacios de auto cuidado, brindando herramientas de auto regulación para construir y fortalecer redes sociales y de apoyo dentro del centro de trabajo.


“El preocuparse por la condición de salud mental de las personas trabajadoras, beneficia a todas las personas de manera integral. La persona empleadora contará con un centro y entorno laboral saludable, que hará que las personas trabajadoras se sientan realizadas, con alta estima sobre quiénes son y lo que pueden brindar como valor agregado, tratando de evitar el daño a la salud, como puede ser la depresión. Esta última es tratable, sin embargo los niveles de intervención incluyen desde la promoción, prevención y la atención”, mencionó Segura.